dependencia emocional

Ocurre por un conjunto multifactorial de factores, sin embargo lo más importante, es una sensación constante de que hay una o varias personas a las cuales el dependiente no se ve capaz de dejar o separarse. Esta sensación no sólo acarrea a la larga baja autoestima y posible depresión, sino que también incapacita poco a poco el desarrollo individual y por lo tanto es un círculo vicioso.

Puede llegar a tornarse o catalogarse este tipo de relaciones como tóxicas. Es común ver en una persona dependiente emocional la presencia de la ambivalencia afectiva “.. lo odio, pero no puedo dejarle..” “..La amo, pero me hace sentir mal, no creo que pueda conseguir a alguien así otra vez, es maravillosa..”. Otra cosa bastante común, es la sensación de no poder hacer las cosas sólo, son personas que prefieren estar acompañadas todo el tiempo y satisfacer a los demás, a tal nivel que pueden perder su propia identidad, pues funcionan en base a lo que los demás quieren, dejando a un lado lo que desean, quieren y necesitan. No colocan límites por miedo al abandono o al rechazo y aquellos que le rodean pueden ser capaces de maltratarles, ya que el dependiente estará allí de forma incondicional.

Un punto importante es que no existen dependientes sin codependientes, así, el codependiente será un imán para los dependientes y viceversa.  Para poder romper este modo de funcionamiento interno, es de suma importancia tener a un terapeuta que te guíe en el proceso de observar realmente tu comportamiento y emociones, las razones por las cuales actúas como actúas y todo lo que se puede lograr, una vez que esta manera de actuar se extingue, pues tanto el dependiente, como el codependiente viven situaciones bastante desagradables.