autoestima

Cuando se decide acudir a un profesional por problemas de autoestima, es porque ya la persona ha podido darse cuenta que existe una distorsión entre la forma en la que se ve a sí misma o se autopercibe y sus capacidades reales. En consecuencia, esta autopercepción que es desencadenada por pensamientos, emociones internas y vivencias cotidianas, determina nuestra conducta y la manera en la que nos relacionamos con el mundo en general.

La actitud condicionada por un problema de autoestima va a repercutir en la toma de decisiones y en la forma en que los demás se relacionarán con la persona que padece este conflicto, formando entonces una vivencia cíclica, en la que se confirma de manera reiterada que en la vida le va mal, o no es merecedor de ciertas cosas, o simplemente no es lo suficientemente capaz.

Otra de las razones por las cuales existen problema de autoestima, son los deseos o metas internas que cada ser humano se coloca a sí mismo, si estas metas se encuentran por encima de las capacidades reales de quien las tiene, habrá entonces una sensación constante de fracaso.

Puede pasar lo mismo pero por exceso de autoestima, en dónde la valoración de sí mismo es más alta que sus capacidades reales y por ende, esta persona puede llegar a ser socialmente inadaptativa.  Por lo tanto, es importante que cada persona pueda ser capaz de valorar objetivamente sus capacidades reales, para potenciarlas y ajustarlas a las demandas del medio.  Esto se logra a través de la psicoterapia.